Pregunta a Elena de: Adrián W.C, 37 años. Jefe de Dpto. en Empresa Pública

4467020463af4c6ba8373d1938a51a42Adrián W.C, 37 años, Jefe de Departamento en Empresa Pública. Hola Elena, Como sabes soy responsable de un equipo de 5 personas. Ahora estamos inmersos en un proceso de cambios y reajustes y es preciso que todos aprendamos un nuevo sistema informático, hay nuevos procedimientos y formas de proceder. Me he dado cuenta de que a mí me cuesta mucho aceptar estos nuevos cambios y lo que es peor, también mi equipo intenta “escurrir el bulto” en vez de ponerse con las nuevas tareas. Tengo la impresión que asi no vamos a avanzar. ¿Qué nos sugieres?”.

Estimado Adrián,

Todo ser humano, está programado genéticamente para resistirse al cambio y mantener una situación de equilibrio. Cuando se produce un cambio medioambiental en nuestra vida, nuestros mecanismos internos entran en juego para regular las nuevas influencias y devolver al cuerpo a lo que los científicos llaman una “situación estable”.

Esta tendencia al equilibrio se basa en nuestra necesidad de estabilidad y seguridad. Nuestros mecanismos actúan para que todo vuelva a ser como antes, aunque pueden existir nuevas condiciones más favorables.

Por eso, la gente, lo pasa mal, cuando tiene que salir de su “zona de confort”, de su área de seguridad. Nos resulta difícil cambiar nuestros hábitos, aprender nuevas técnicas o adoptar nuevas actitudes o pensamientos.

Pero lo importante es saber que pese a la ansiedad que produce transitar por “caminos desconocidos”, pasado un tiempo nos generamos un nuevo equilibrio, una nueva “zona de confort”.

Tu trabajo como jefe de equipo consiste en reducir la ansiedad recordando continuamente a tu gente por qué es necesario el cambio, vinculándolo a las muchas ventajas que obtendréis con él. Muéstrales la forma en que mejorará su vida y los hará más eficaces. Ayúdales a sentir que aprender (ya sean nuevas material, programas informáticos, procesos, etc…) nos hace crecer como personas y como sociedad.

Demuéstrales como ese cambio les ayudará a servir mejor a otras personas y a hacerlo mejor.

Ellos también están aportando su granito de arena a que este mundo funcione mejor desde sus puestos de trabajo!

Premia cada pequeño pasito, cada avance, cada logro (y anima en cada caída).

Si perseveras, en un plazo de unas tres semanas, el “equilibrio” volverá a vuestro departamento y sentiréis la alegría de haber crecido, mejorado y progresado. ¡Mucho ánimo!

¿Quieres hacer una pregunta a Elena?

¡AHORA PUEDES FORMULARLA!

Envía tu pregunta a: info@cursoscoachingmadrid.es

Las preguntas se irán respondiendo según el orden de recepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *