El Escorpión y la Rana

Un escorpión, que deseaba atravesar un río, le dijo a una rana:

     -Llévame a tu espalda.

     -¡Que te lleve a mi espalda! -contestó la rana-. ¡Ni pensarlo! Te conozco. Si te llevo a mi espalda, me picarás y me matarás.

     -No seas estúpida -le dijo entonces el escorpión-.¿No ves que si te pico te hundirás en el agua y que yo, como no sé nadar, también me ahogaré?

     Los dos animales siguieron discutiendo durante un rato, y el escorpión se mostró tan persuasivo que la rana aceptó cruzar el río con él. Lo cargó sobre su resbaladiza espalda, donde él se agarró, y empezaron la travesía.

  Llegados en medio del gran río, de repente el escorpión picó a la rana. Ésta sintió que el veneno mortal se extendía por su cuerpo y, mientras se ahogaba, y con ella el escorpión, le gritó:

     – ¿Por qué lo has hecho? Es irracional…

     -No puedo evitarlo -contestó el escorpión antes de desaparecer en las- Es mi naturaleza.

En esta historia se puede ver, en el caso del escorpión, cómo el conflicto entre la razón y la emoción lo llevó a la muerte. El escorpión sabía racionalmente que no debía picar a la rana si quería cruzar el río, pero una fuerza interior irresistible le impulsó a hacerlo.

Este tipo de conflictos entre nuestros pensamientos y nuestras emociones se producen en nosotros muy a menudo. Ser capaz de conciliar estas dos fuerzas interiores no es fácil, pero se puede aprender a hacerlo. A esta capacidad se le conoce como inteligencia emocional.

Si te ha gustado este artículo, dale a me gusta y reenvíalo a un amigo

Comparte tus opiniones y experiencias.

¡ATRÉVETE A EXPERIEMENTAR LAS EMOCIONES POSITIVAS!

¡APÚNTATE AL CURSO “INTELIGENCIA EMOCIONAL NIVEL 1″!

Martes 10, 17 y 24 de Marzo de 2015 en horario de 19.30 a 21h

BOTN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *